Todos lo conocemos como el antiguo edificio BBVA.  Situado en pleno Paseo de la Castellana, el edificio Castellana 81 se convierte en el primer edificio de oficinas de España que se preocupa de manera seria por las personas.Un nuevo reto para este tipo de sector inmobiliario.

Fue en el año 2007 cuando la sociedad inmobiliaria GMP Property Socimi S.A compró a la entidad financiera el edificio, planteando una reforma integral del mismo comenzando sobre todo con el vacío dejado por la entidad financiera en el año 2015 tras su traslado a la nueva sede en el barrio de Las Tablas. Pese a ello, el logotipo corporativo de BBVA sigue apareciendo en la parte más alta del inmueble puesto que seguirá arrendando las plantas superiores hasta el año 2034.

Las obras de rehabilitación, conservación, restauración y adecuación a la normativa del edificio han sido fruto del arquitecto Antonio Ruiz Barbarín, siguiendo y respetando en todo momento la documentación original de Francisco Javier Sáenz de Oiza, arquitecto que en el año 1981 nos dejaba este edificio, uno de los más emblemáticos de la capital.

Esta rehabilitación ha culminado con certificaciones de gran importancia en el sector inmobiliario como han sido la certificación WELL Oro en tipología Core&Shell,  convirtiéndose en el primer edificio WELL de España y en uno de los cinco primeros de toda europa  y la certificación LEED en el año 2017.

La certificación WELL es la primera certificación mundial para inmuebles que se centra únicamente en la salud y el bienestar humano. WELL certifica que el modelo de diseño, construcción y operación de los edificios integra la salud y el bienestar de las personas y está basado en la verificación de los impactos del edificio en siete áreas diferentes: aire, agua, iluminación, nutrición, promoción del ejercicio físico, confort y mente.

¿Y como se consigue eso? Entre las medidas que se han llevado a cabo para la obtención de este distintivo están las siguientes:

-Niveles de gas radón en aire alejados de los valores que se consideran peligrosos para la salud.

-Presencia baja de sustancias volátiles, partículas o gases inorgánicos. Uso de productos con bajo contenido de compuestos orgánicos volátiles(COVs) en el interior: pinturas, revestimientos, adhesivos, sellantes, solado, mobiliario y aislamiento.

-Agua potable de alta calidad en los puntos de consumo a disposición del usuario, cumpliendo con la normativa local y los requerimentos WELL.

-Acceso a luz natural y vistas directas al exterior por el 95% de los ocupantes de las plantas de oficinas.

-Oferta de alimentos naturales e integrales de manera regular a los ocupantes, a través de una máquina de vending.

-Información de nutrición saludable a través de mensajes mostrados en la gran pantalla del lobby.

-Espacios de duchas y vestuarios a disposición de los usuarios, facilitando la actividad física en horario de trabajo.

-Accesibilidad garantizada al edificio para personas con discapacidad, de acuerdo con el Código Técnico de la Edificación y certificación de accesibilidad DIGA 5 estrellas.

-Disposición de un sistema de climatización que proporciona unas condiciones de confort adecuadas a los ocupantes.

Además de la certificación WELL, Castellana 81 obtuvo la certificación LEED Platino Core&Shell alcanzando con ello el máximo nivel en materia de sostenibilidad. El objetivo de esta certificación es promover edificios que respeten el medio ambiente, que sean económicamente viables y cómodos para vivir y trabajar.

La localización del edificio, con disponibilidad de todo tipo de transporte público en menos de 100 metros y el fomento del transporte en bicicleta, vehículo eficiente o compartido, con una dotación de 390 plazas de garaje incluyendo plazas destinadas a vehículos electrónicos y de carpooling y 58 aparacamientos para bicicletas. Un uso eficiente del agua, consiguiendo una reducción de un 42% en el consumo de agua sanitaria y de grifería respecto a un inmueble de las mismas características, y una eficiencia energética que permite reducir el consumo en un 13,5% menos de energía al año, reduciendo al 50% el sistema de iluminación, hacen de Castellana 81 el mejor edificio para trabajar.