Francisco Garcia Vena “Cisco” sufre en el año 2015 un accidente practicando snow, el deporte que amaba. Para Cisco no había nada como sumergirse en plena montaña y descender con los auriculares escuchando su música favorita. Desconectaba de todo. El mismo deporte que le proporcionaba esos chutes de felicidad le deja en 2015 en silla de ruedas tras sufrir un accidente en Austria. Sin embargo, es lo primero que haría si volviese a andar, lo primero que echa en falta de su vida de antes del accidente.

Cisco me impacta, desde el primer momento en que tengo contacto con él. Me responde a la idea de poder hacer una entrevista de la misma manera que responde a una bola de su rival desde el fondo de pista, sin pensárselo. No me impacta la persona en silla de ruedas, me impacta el carisma y la personalidad de este cordobés que aunque sueña con volver a andar, vive el momento de la mejor manera. “Yo antes era muy feliz y ahora soy lo más feliz que se puede ser en silla de ruedas”.

“Al final, andar no lo echas tanto de menos, seguiría haciendo lo mismo que hago ahora. Ya no le doy tanta importancia a estar de pie”.

Desde el accidente muchas cosas han cambiado en su vida, pero como dice el propio Cisco, “hay que jugar las cartas que te da la vida, mi vida es jugar y yo quiero seguir jugando”. Y Cisco es una estrella del Poker, del Casino más difícil, el de la vida. Sale del hospital de parapléjicos de Toledo y se va a la playa, a una discoteca, a Japón, son momentos muy duros que le hacen más fuerte.

Cisco: “Cuantas más cosas haces, más fuerte te haces”

 “Cuando regresé del viaje a Japón dije: esta ya es la mía, puedo ser feliz en silla”

Cisco es un cipotudo, como los personajes que aparecen en su libro de mesilla. Un cipotudo es una persona que ha hecho algo en la vida por sus cojones, su valentía. Y no tengo duda de que conseguirá lo que se le meta en la cabeza. Supera cada adversidad en la vida como lo hace con la raqueta, elevando con su derecha liftada la bola por encima de la red.

Cisco señala que es muy importante tener objetivos en la vida. “Si no tienes objetivos es imposible ser feliz en la vida. En el tenis, yo tengo el objetivo por ejemplo de jugar un Gran Slam, estar entre los 30-40 primeros”.

Elige el tenis como deporte porque jugaba antes del accidente y porque le apasiona competir y el circuito de ITF es pura competición. ”No quería que fuera un circuito para que la gente en silla de ruedas se entretuviese, ví que era un circuito muy profesional, con torneos por el mundo y con mucha exigencia”. En muchos casos viaja acompañado de Raquel, su reciente mujer, en otros lo hace solo.

Cisco se transforma en la pista, conozco a un Cisco risueño y alegre fuera de ella, todo cambia cuando entra. Agresivo en cada bola, en cada grito, en cada error que comete. Sale de la pista y todo vuelve a la normalidad. Cisco lucha y persigue su sueño, ir a las olimpiadas de Tokio 2020. Se sitúa en el puesto 82 del ranking mundial de la ITF y 6º en el Ranking Nacional.

Hay una dificultad añadida, en ese ranking y por encima de Cisco hay muy pocos jugadores con paraplejia completa. La mayoría tienen lesión incompleta, es decir mueven las piernas o pueden caminar con muletas o tienen amputación. Una lesión incompleta permite al jugador dirigir la silla con las piernas, a diferencia de hacerlo desde la cadera como ocurre en el caso de Cisco. Permite también tener equilibrio y control del tronco, lo que ayuda a recuperar tras un golpeo y a cambiar la dirección de la silla, por ejemplo en bolas a contrapié. Al hacer fuerza con las piernas la bola puede ir más fuerte. Un simple gesto como moverse en la silla e intentar alcanzar cualquier bola supone un esfuerzo extra para él.

Cisco se machaca a diario con 3 horas de entrenamiento. Me he dado cuenta que “El entrenador es muy importante, no solo tira las bolas, también son muy importantes los conceptos”.

Un partido de tenis en silla es uno de los deportes más exigidos físicamente que he visto. Nadie se imagina que una persona en silla de ruedas pueda pegar de forma tan dura a la bola, con una movilidad y giros impresionantes.

Cisco se despide de nosotros, acaba de ganar el torneo de dobles Federaciones de Mostoles junto con su pareja Jorge Iglesias Fernandez. 2 meses después os dejamos la entrevista en este enlace.

Así es Cisco, el mismo que convierte unos doses en una escalera de Poker, el amante de Córdoba y del gazpacho de su madre.