Provincia de Cáceres

Un paseo por una zona cargada de historia

 

Nos adentramos en una de las provincias con más historia de España. Murallas, castillos, catedrales, barrios judíos, y pueblos abandonados. Un recorrido por una de las provincias más bonitas de España, visitando las ciudades de Plasencia, Cáceres, Trujillo y Guadalupe. Gastronomía, alojamientos y pueblos a visitar. Una experiencia única para disfrutar de un fin de semana diferente. La provincia de Cáceres, la gran desconocida.

 

Plasencia

¿Qué ver?

Una población con casi 40.000 habitantes que alberga dos catedrales, la vieja y la nueva. Una ciudad amurallada permitiendo el paso a la ciudad a través de sus siete puertas. Aún se conservan palacios y casas de nobles como el Palacio Carvajal-Girón donde reside actualmente el hotel que lleva su propio nombre y que os recomendamos en esta guía. Una visita a la plaza mayor con su tradicional zona de bares y una visita a su parador nacional es una buena forma de aprovechar el día en la ciudad de Plasencia.

Lugares cercanos

Visita el pueblo abandonado de Granadilla, un pueblo reconstruido con un horario de visitas. Los alrededores del mismo alberga paisajes de película. Visita Hervás a unos 25-30 minutos de Plasencia, su barrio judío y come en restaurantes como Sesamo Casa de Comidas, A Fuego Lento, Nardi o El Almirez.

Gastronomía

Un desayuno en la Ecotahona, una panadería eco donde disfrutar de productos artesanales, el restaurante Succo o ir de “tapeo” por la plaza Mayor, son las mejores recomendaciones gastronómicas de esta ciudad.

Alojamiento

Hay dos alojamientos que destacan en Plasencia, el ya mencionado edificio histórico Palacio Ginés Carvajal reconvertido en un hotel de cuatro estrellas y el más que conocido Parador de Plasencia.

 

Cáceres

¿Qué ver?

Cáceres es la gran desconocida de España. Una ciudad declarada Patrimonio Histórico de la Humanidad, y espacio de grabación para series tan populares como Juego de Tronos. Cáceres es una maravilla. Un paseo por la Plaza Mayor, atravesando sus callejuelas, la Torre de Bujaco en la misma plaza mayor, el Arco de la Estrella haciendo de entrada a la zona amurallada. Llegar a la Plaza de Santa Maria donde se encuentra la Concatedral de Cáceres. No te olvides de tocar los pies de la estatua de San Pedro de Alcantara. La tradición es besarlos, pero no están los tiempos para ello. Seguimos con la Plaza de los Golfines, pegada a la propia plaza de Santa Maria. La Plaza de San Jorge, donde se recomienda tomar una cerveza viendo la Iglesia de San Francisco Javier. Sigamos hacía la plaza de Las Veletas y su visita al museo de Cáceres y en su interior el espectacular Aljibe. Déjate llevar por sus calles alrededor de la muralla y descubre un Cáceres espectacular.

Gastronomía

En general, en Cáceres se come de miedo. Atrio es la cabeza visible, un restaurante que hace de bandera para el turismo nacional e internacional. Sus dos Estrellas Michelin y su bodega, catalogada como una de las mejores del mundo, que ya os contamos aquí, lo elevan a un restaurante de categoría diferente. En Cáceres podemos probar también la cocina de Javier Martín con su Sol Repsol, o podemos visitar un clásico como Madruelo, reconocida en la prestigiosa Guía Michelin como Bib Gourmand. Albalat o B-Nomio son otra de las grandes opciones. Sin olvidar dejarse llevar por los bares de tapeo y cañas del centro.

Alojamiento

Atrio, para nosotros es la única opción. Visitar Cáceres y no disfrutar de Atrio es un pecado.

 

Trujillo

¿Qué ver?

Trujillo, una población de 10.000 habitantes donde el tiempo parece que no ha pasado. Imprescindible la Plaza Mayor y las calles de alrededor. La subida al castillo y la muralla se puede hacer dura pero es indispensable. Su mirador a medio camino desde donde se vislumbra este precioso pueblo.

Gastronomía

Corral del Rey por situación y comida, una terraza con mucho encanto. Antes de sentarse se puede tomar una cerveza en Deleite Gourmet justo en el mismo callejón. Y la otra opción es el Asador La Alberca, con la cocina de Mario Clemente, ex de Etxebarri y por lo tanto un experto en brasas y cocina.

Alojamiento

Eurostar Palacio de Santa Marta, escojan la habitación con vistas a la Plaza. Casa Francisco de Orellana es disfrutar de lo clásico

No te vayas de Trujillo sin visitar las bodegas de Habla del Silencio, el vino más popular de Extremadura. No te vayas sin probar los quesos de Finca Pascualete.

Guadalupe

La última parada y la más corta es en Guadalupe. Con medio día valdría. No es necesario dormir, pero si os apetece, las únicas opciones son las que os ponemos más abajo.

Gastronomía

Fuera de los habituales y recomendados, el Parador de Guadalupe y La hospedería de Guadalupe, donde se recomienda también alojarse, para sentir el verdadero espíritu de esta ciudad histórica, nos encontramos con dos restaurantes de cocina tradicional donde poder comer platos tan típicos como las migas extremeñas.

Guadalupe Jordá y Posada del Rincón son nuestras recomendaciones para una comida sin pretensiones pero muy adecuada al lugar.

Alojamiento

El Parador de Guadalupe y La Hospedería.

Provincia de Cáceres

DLM Magazine