Calle Santa Teresa nº2 Madrid. Mayo 2018.

Es viernes y son las 21:30, tengo una reserva en Sunne. La mayoría suele conocer el restaurante donde va a cenar o al menos tiene una idea de lo que se puede encontrar. Yo ese día no tuve interés alguno en descubrirlo. Recibo una recomendación y no me lo pienso, allá que voy. De camino en el taxi me pica la curiosidad y busco Sunne en el móvil. Quiero saber al menos qué me voy a encontrar. Y en lo mas alto de Google aparece Sunne, una ciudad en la provincia de Värmland, Suecia, nada que ver con lo que yo andaba buscando pero tan bonito que comienzo a ver todas las fotos. En ese momento el taxi se detiene y no tengo tiempo para más.

Paulino Bernabé se formó en la escuela de cocina de Madrid, Hotel Escuela, cuando aún era un adolescente. Su camino comenzó en Madrid con la apertura del restaurante Lubora hasta que en marzo de este año decidió emprender una aventura en solitario con la ayuda de su compañero de escuela Pedro Bender. En la actualidad dirige en solitario la cocina y aplica sus conocimientos y sus ideas a platos con muy buena presencia, mezclando sabores inimaginables. Sunne es un restaurante de fusión con una clara influencia asiática.

Paulino Bernabé viajó con su familia hace unos años a la ciudad de Sunne, la que encontré en el móvil cuando iba en el taxi, y el amor por esa ciudad para ellos fue a primera vista. Compraron una casa y años mas tarde denominó Sunne a su primer restaurante.

Paulino siente pasión por la cocina, algo que se puede comprobar nada mas sentarte y contemplar esa cocina vista donde maquilla cada plato con la misma ilusión con la que probablemente emplató la primera vez.

Decidí que me recomendara, me gusta de vez en cuando hacer esto, pero me entró curiosidad y abrí la carta para ver qué había. Me encontré con precios sorprendentes, de entre 5 y 17 euros y una carta reducida. Ceviche, tartar, arroz, atún rojo, pez mantequilla, carta reducida y actual pero elaborada desde otra perspectiva.

Una carta muy pensada que cambia cada 2 o 3 semanas, permite al comensal repetir sin problema todos los meses en Sunne. La variedad de ideas de Paulino, hacen de este restaurante un lugar donde no cabe el aburrimiento gastronómico.